jueves, 16 de febrero de 2012

¿ QUE ES LA HORA SANTA, LA ADORACION EUCARISTICA ?



El culto y la custodia de la Sagrada Eucaristía, independientemente de la Misa y la Santa Comunión, se remonta a los tiempos post-apostólicos. San Justino, escribiendo en su Apología, alrededor del año 150, dice que los diáconos fueron designados para llevar el Santísimo Sacramento a los que estaban ausentes en la liturgia. El joven San Tarsisius fue capturado y condenado a muerte en el ejercicio de llevar a los enfermos las especies consagradas en su persona.


"Así como el concepto de la santidad es múltiple, así también el concepto de adoración. Adoración, en primer lugar, es el acto más alto de la creación de culto. Se trata de dar a Dios lo que le pertenece a él solo, el único que es santo. Es la forma suprema de la reverencia, la gloria y el honor. Pero la adoración es también el intento de llegar, con la ayuda de la invitación de Dios y la gracia, a ser santos en la presencia de Dios. Así que ahora debemos considerar estos dos aspectos de la adoración: como un acto de reverencia a Dios, y como un medio de santificación para las personas."

"...Miles de personas dan testimonio de que una hora cada semana con Jesús en el Santísimo Sacramento es la más pacífica, la hora más satisfactoria de su semana". (FR. Robert Goedert, OP)

¿Cuál es la importancia de la Adoración Eucarística?

La adoración eucarística es el respeto y la adoración que le damos a Jesús, que está realmente presente para nosotros en virtud de la apariencia de pan y vino. La Eucaristía es un tesoro inestimable, no sólo por la celebración, sino también por venerarla y adorarla fuera de la Misa, nos abre la posibilidad de hacer contacto con la primavera de gracia. Como San Alfonso María de Ligorio ha señalado, "De todas las devociones, ésta de adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento es la más grande después de los sacramentos, la más apreciada por Dios y la más útil para nosotros. "[CCC 1418]

¿Qué formas debe tomar esta adoración?

Mostramos nuestra adoración de muchas maneras. Comúnmente, la mayoría de los fieles adoramos al Santísimo Sacramento íntimamente en la Sagrada Comunión, cuando recibimos el cuerpo de Jesús en nuestra alma. Otra forma común y corriente es adorar a Jesús por genuflexión - es decir, de rodillas brevemente cada vez que pasamos delante del tabernáculo de una iglesia (véase Filipenses 2:10). Fuera de la Misa, la Iglesia nos da nuevas oportunidades. Es posible visitarlo en el Sagrario. Y también podemos adorarlo cuando el sacramento es llevado desde el tabernáculo hacia afuera. Esto comúnmente se llama "exposición". [CCC 1378]

¿Cuál es el propósito de la exposición del Santísimo Sacramento?

Hay tres motivos para la exposición eucarística: (1) reconocer la presencia de Cristo en el maravilloso sacramento, (2) llevarnos a una mayor participación en la celebración de la Eucaristía, que culmina en la Sagrada Comunión, y (3) fomentar la adoración que se debe a Cristo en espíritu y en verdad.

¿Qué condiciones son necesarias para la exposición adecuada del sacramento?

Los organizadores de esta devoción deben asegurarse de que haya un número adecuado de fieles presentes durante todo el tiempo de la exposición. La Iglesia nos pide también velas alrededor del sacramento, y nos permite el uso de incienso. El Santísimo Sacramento, no puede quedar expuesto sin al menos un presente adorador.

¿Cómo debemos orar durante la Adoración Eucarística?

Hay muchas maneras de rezar. Podemos meditar en silencio, dirigiendo la mirada a la sagrada hostia. Podemos hablar en silencio a Jesús con nuestra mente y corazón. También podemos confiar en las devociones y oraciones de la tradición católica, como la lectura de la Escritura, rezo del rosario, o las letanías. Cuando dos o más están reunidos ante el Sacramento, pueden rezar o cantar himnos juntos.

¿Cómo orar una Hora Santa?

Para orar una hora santa, todo lo que se necesita es un tabernáculo con una lámpara del santuario iluminado, una Biblia, o el Magnificat, o un salmo, o el catecismo de la Iglesia católica.

Reglas de tres: 1. Estar atento: Calla exterior e interiormente. 2. Estar alerta: No es una hora de lectura - los intervalos de las lecturas deben ser breves para poner en marcha su oración. 3. Estar despierto: Sentarse, pararse o arrodillarse con respeto. No ponerse en situación cómoda de dormir.

Sugerencia Minuto a Minuto sujeto a las modificaciones personales: (5 minutos): Ora al Espíritu Santo para recibir su ayuda, tal vez puedas usar un texto escrito para esto. Haz actos de fe, esperanza y caridad. Dile a Dios cuánto y por qué crees en él, le tienes confianza y lo amas. Puedes meditar usando los actos de fe, esperanza y caridad de algún devocionario. Pide más fe, esperanza y caridad. (10 minutos): Adora a Dios. Ora por ejemplo así: "Dios mío, yo adoro tu grandeza divina desde el fondo de mi ser, eres tan grande, y yo me siento muy pequeño". o "Gloria al Padre ..." Repetir el tiempo que sea necesario. O usa alguna oración de acción de gracias de un devocionario, O lee las Escrituras (Juan 1:1-18; Colosenses 1:15-20, Filipenses 2:6-11). (10 minutos): La contrición. Ora: "Jesús, ten misericordia de mí, pecador". Examina tu conciencia por medio de 1 Corintios 13:4-7, Colosenses 3:5-10, o cualquier examen de conciencia. O reza uno de los salmos penitenciales: 6, 32, 38, 51, 102 (esto no es para que lo hagas todo, sino para seleccionar algunas formas que más te satisfagan. (15 minutos): Medita. Ora: El Rosario o las Estaciones de la Cruz. O lee el Evangelio del día, o un breve pasaje de Mateo, Marcos, Lucas o Juan. O medita en un misterio de Cristo. (10 minutos): Da Gracias Ora: "Den gracias al Señor porque es bueno, su misericordia es para siempre". Da gracias a Jesús en forma específica: alimentos, vivienda, vestido, salud, familia, amigos, compañeros de trabajo, trabajo, cosas materiales, dones espirituales - fe, esperanza, amor. Da gracias a Dios por las respuestas recibidas en la oración y todas las circunstancias favorables, también por los sufrimientos. Da gracias por la creación y el cuidado por ti y los tuyos. (5 minutos): Reza: "Padre nuestro ..." Pide por la Iglesia, el Papa, los que sufren, los sacerdotes y obispos, los religiosos, las vocaciones, por tu país, tu familia, por los que más necesitan. Ora por la paz del mundo y la protección de las familias. Ora por los que te han pedido oraciones. (5 minutos): Haz un compromiso para actuar luego con la luz que haz recibido en esta hora de oración. Se específico y concreto. Pídele a la Santísima Virgen que te ayude, tal vez con una oración mariana.

Frailes Franciscanos de Marytown. Adoración Eucarística


Ofrecemos algunas ayudas para hacer una Hora Santa

I

La primera sugerencia es: dividir la Hora Santa en el transcurso de cuatro períodos de 15 minutos. Es fundamental tener tiempo suficiente para realmente visualizar los efectos en cada período. No continúes hasta que hayas hecho ese propósito concreto y claramente definido.

La segunda sugerencia es para ese período de los primeros 15 minutos: dedicas al ejercicio de fe de que está Jesús realmente presente en la Eucaristía. Por supuesto, tú sabes, dedícate a dar respuesta a esta realidad, pensar en ella hasta que haya en tu alma una expresión de asombro y admiración acerca de lo maravilloso de que Jesús está realmente, presente allí!.
Piensa en la maravilla de esta gran realidad: Cristo, el Dios-Hombre, está realmente presente con su divinidad, así como en su humanidad, cuerpo y alma en la Eucaristía. Incluso, substancialmente presente, la sustancia del pan y el vino convertidos en Cuerpo y Sangre de Cristo.

Trata de darte cuenta de que es diferente esta presencia de Cristo de la presencia de Dios en el mundo entero, o en nosotros por la gracia, o en la Iglesia, o en las palabras de las Sagradas Escrituras. Se trata de una sustancia única, sustancialmente diferente y especial de su presencia. Es el misterio de su presencia total en el gran misterio de su amor: la encarnación ahora transubstanciado. Esto no es sólo la presencia de Dios, sino la presencia de Dios como el Dios-Hombre a través de la sustancia del pan y el vino convertidos en Cuerpo y Sangre de Cristo.

Ten en cuenta que él es Dios: el Creador, Dios-hombre: nuestro Redentor, nuestro Salvador: Hermano, nuestro Señor y Rey.

Empuja tus pensamientos para buscar el significado de estas verdades y deja que tu alma descanse en la maravilla de su presencia amorosa aquí para ti. Calla y escucha, también, porque Dios quiere hablar a tu corazón.

Si quizás las palabras de admiración y asombro no vienen a ti, en palabras sencillas, oraciones y canciones de adoración y alabanza, normalmente se pueden encontrar en cualquier devocionario disponible en la mayoría de las iglesias. Sin embargo, es bueno confiar en ti mismo, y Dios te moverá para expresarte.

Estas palabras deben leerse despacio, con gran comprensión, profunda y siempre en relación con Cristo, presente: tú puedes dirigir tus alabanzas al que está realmente presente allí! No tengas prisa, pensando que tienes que terminar todos o alguno de estos himnos y oraciones. Recuerda que el mismo Cristo dijo: "al orar no multipliquen las palabras como hacen los paganos que piensan que por su mucho hablar serán escuchados..." (Mt 6, 7). Asegúrate de que expresan los pensamientos y deseos de tu propio corazón.

II

Una sugerencia para el segundo 15 minutos: dedica el tiempo a los pensamientos y las oraciones de acción de gracias a Dios, capta la maravilla de la realidad que está presente: Dios está con nosotros! el Emmanuel de la Navidad.

Reflexiona la realidad que tienes delante: Dios está con nosotros en esta especial forma, lo más sorprendente. Deja que las palabras de acción de gracias se levanten en tu alma, o simplemente da gracias a Dios por su presencia aquí de forma admirable. Agradece a Dios por el gran sacramento del sacerdocio y por las vocaciones por la que perpetúa su presencia en la Sagrada Eucaristía.

Imitando a la Santísima Virgen María que cuando se dio cuenta de que Cristo, el Mesías, estuvo presente en su interior, concebido por el poder del Espíritu Santo, estalló en un canto, así, si deseas puedes tomar las palabras del Magnificat y hacerlas tuyas en la de Jesús aquí. O también con Simeón estallar en aquella exclamación gozosa al tener a Jesús en sus brazos y contemplar al Salvador: "Ahora, Señor, puedes despedir a tu siervo en paz..." o leer las palabras de alegría de Zacarías cuando pudo volver a hablar proclamando las maravillas de la presencia de aquel que prepararía el camino del Señor. O utilizar el texto del Salmo 148.

También podrías tomar algún tiempo para recordar y agradecer a Dios por las bendiciones especiales y otras maravillas de Dios: tu familia, la vocación, la vida como regalo, la oportunidad de estar en su presencia, tus amigos, etc. agradece su amor por ti, por su ayuda en las pruebas y dificultades. Acepta que Dios te ama!

III

Una sugerencia para los próximos 15 minutos. Dedica este tiempo a la petición. En primer lugar, pide a Jesús que está presente en la Eucaristía por la gracia que Él te quiere dar, la gracia que quiere para ti: bendición de la redención y la salvación eterna. Piensa, por algún tiempo lo que eso significa. . . para ti, para cada miembro de tu familia, tus amigos, la gente de tu barrio y la parroquia, para toda la humanidad.

Piensa en lo maravilloso que sería si todos aceptasen la salvación y luego estar en el cielo por toda la eternidad! Ruega por eso! Pide el cumplimiento de la intención de Cristo, el cumplimiento de su mayor esperanza y el deseo y la razón principal de su venida. "Vengan a mí todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar." Para esto, sufrió la pasión, la agonía, la cruz y para esto resucitó y vive para siempre.

Ruega por las conversiones. Ora por las personas en particular por aquellas que están fuera de la Iglesia, por los que no creen.. Ora por los enfermos, los ancianos solos y los abandonados, los desalentados, los jóvenes, los no nacidos, por nuestro país, sus dirigentes. Ora por nuestro Santo Padre, y por todos los sacerdotes y religiosos para que influenciados por la gracia de Dios, puedan ser instrumentos eficaces en la Iglesia a favor del pueblo de Dios. Ora por las vocaciones sacerdotales, religiosas, misioneras y de laicos consagrados, para completar la obra de Cristo en el mundo. Ora para que tengas la gracia de conocer siempre la voluntad de Dios en tu propia vida. Ora por la paz en el mundo, por la paz de Dios en el corazón de todos.

IV

Dedicar los últimos 15 minutos de la Hora Santa a la Expiación. ¿Por qué la expiación? Una mirada hacia la propia conciencia y la conciencia del mundo te da la respuesta. Una simple ojeada a los titulares y ves los insultos, blasfemias, el desafío lanzado por el hombre al rostro de Dios. Estos te hará temblar a menos que tu corazón esté frío e indiferente. Las lesiones de hombre a hombre cuando en realidad Cristo pidió: "Ámense los unos a los otros". El caso omiso y deliberado de hacer a un lado los mandamientos de Dios, el respeto de la vida. Piensa en los pecados de la injusticia que claman al cielo, y todo tipo de mal que desafía la ira de Dios. También están las calumnias e insultos en contra de la virginidad y la Inmaculada Concepción de la Virgen. Hay gran necesidad de expiar los pecados de la indiferencia, la negativa a reconocer y obedecer al Santo Padre. Piensa y sabrás muchas, muchas más razones para la expiación y para pedir perdón y misericordia de Dios.

Es posible que desees expresar tus pensamientos de dolor por todos estos males "pecados" con un acto de contrición con las palabras de la liturgia: "Señor, ten piedad", el "Cordero de Dios" o el "himno Señor, yo no soy digno". En las letanías del Sagrado Corazón y la Letanía del Santo Nombre, encontrarás motivos de gran alcance y de inspiración para orar por el perdón y la misericordia. La letanía de la Virgen es muy apropiada, pidiéndole que en virtud de todos sus títulos de honor y el poder para "rezar por todos nosotros pidiendo perdón."

Una lenta y reflexiva oración personal que brote de tu corazón será muy bella durante cualquier fase de una Hora Santa. En la presencia de Cristo puedes recordar y considerar los acontecimientos de tu vida. Ponderar todas las cosas en tu corazón pidiendo que El sea tu guía y tu luz.

Otras sugerencias para Horas Santas

Las Horas Santas también se pueden hacer en casa, ya sea solo o con la familia. Puedes unirte con Jesús en el Santísimo Sacramento, en el Sagrario más cercano o en todos los sagrarios del mundo. Ten en cuenta la posibilidad de estar en la presencia de nuestro Señor en la Eucaristía, desde cualquier lugar, tal vez incluso desde un país no católico. Ora por los problemas y necesidades concretas tuyas, de tu familia, de tus conciudadanos y del mundo entero. Vas a encontrar mucha motivación e inspiración para la oración. Siéntete libre para elegir cualquiera de estas sugerencias. Tal vez incluso tu propia incapacidad o renuencia a orar puede ser una razón para la oración.

Los ancianos, enfermos y discapacitados se los puede invitar a hacer una Hora Santa de oración allí mismo, en su cama, silla, o en el hogar o en el hospital o donde sea. Deben unir sus sufrimientos con Jesús crucificado y con él expiar los pecados del mundo. Sus sufrimientos puede convertirse en bendiciones para sí mismos y para muchos.

Jesús te dice:

"Vengan a Mí, todos los que están afligidos y agobiados"
(le respondo a Jesús.......
"Yo soy el camino, la Verdad y la Vida"
(le respondo a Jesús.......
"Yo soy el pan de vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre"
(le respondo a Jesús.......
"Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia "
(le respondo a Jesús.......
"Yo soy el pan vivo bajado del cielo; todo el que coma de este pan vivirá eternamente"
(le respondo a Jesús.......
"Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida"
(le respondo a Jesús.......
"Yo soy el buen pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mi... y doy mi vida por las ovejas"
(le respondo a Jesús.......

Himno eucarístico

(Lee despacio, tratando que tu corazón le diga estas frases a Jesús presente en la Eucaristía, si alguna expresión enciende tu corazón, vuelve a decirla con esas palabras u otras que te surjan, no te apures, y recién después continúa)

1-Gloria a ti, carne gloriosa
gloria a ti, sangre preciosa
del príncipe universal y
del místico Cordero,
rescate del mundo entero,
don de Madre virginal
2-Hijo de Madre Divina
nos dio el don de su doctrina,
sus palabras y su ser;
cuando terminó su vida,
nos dio su carne en comida,
nos dio su sangre a beber.
3- Con los suyos en la Cena
comió el cordero que ordena
Antiguo Rito pascual;
Se dio con sus propias manos
en comida a sus hermanos
Y en bebida espiritual
4-Su palabra misteriosa
torne el pan carne gloriosa
y el vino sangre de amor;
lo que al ojo se le encubre
la sola fe lo descubre
y da fuerza el corazón.
5-Gloria al sacro pan y vino,
gloria y honor al divino
sacramento del altar;
cese ya la alianza antigua,
el Plan de amor atestigua
que Dios se nos dio en manjar.
6- Al divino sacramento,
al angélico sustento
rindamos adoración;
gloria al Padre de esplendores
y al Espíritu de amores,
por su gracia y galardón. Amén.

Comunión Espiritual

Creo, Jesús mío, que estás presente en el santísimo Sacramento del Altar; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma; pero ya no puedo hacerlo ahora sacramentalmente, ven, a lo menos espiritualmente, a mi corazón.
Y como si ya hubiese venido te abrazo y me uno todo a ti. No permitas que jamás me aparte de ti. Amén.

Acción de Gracias

Si conoces algún canto de alabanza a Jesús, cántalo (por ejemplo "Hoy quiero ensalzarte, Salvador del mundo" u otro)

Le damos gracias a Jesús:
Te damos gracias ,Señor, porque nos das la vida en abundancia en tu Palabra y en la Eucaristía.
Te damos gracias ,Señor, porque quisiste permanecer con nosotros en la humildad del pan y del vino
Te damos gracias ,Señor, porque..( agrega todos los motivos que tengas para dar gracias a Dios...)

Oración (de San Alfonso)

Señor mío Jesucristo, que por amor a los hombres estás día y noche en este sacramento, lleno de
misericordia y amor, esperando, llamando y acogiendo a cuantos vienen a visitarte. Creo que estás presente en el santísimo sacramento el Altar; te adoro ahí desde el abismo de mi nada; te doy gracias por todos los beneficios que me has hecho, y especialmente por haberte dado todo a mí en este sacramento, y por abogada a María, tu madre santísima, y por haberme llamado a visitarte en este lugar santo.

Saludo hoy a tu amantísimo Corazón y es mi intención saludarlo por tres fines: el primero, para darte gracias por tan insigne don; el segundo ,para reparar las injurias que has recibido en este sacramento; y tercero, para adorarte desde aquí en esta visita, en todos los lugares de la tierra donde estés sacramentado.

Jesús mío, te amo con todo mi corazón. Me arrepiento de haber ofendido tantas veces en mi vida pasada, a tu bondad infinita. Propongo mediante tu gracia no ofenderte más en adelante, y ahora me consagro enteramente a ti, renuncio a mi voluntad, a mis afectos, a mis deseos, a todo lo que me pertenece, y te hago de ello donación. En adelante, haz de mí y de todas mis cosas cuanto te plazca.

No te pido ni quiero otra cosa que tu santo amor, la perseverancia final y el perfecto cumplimiento de tu voluntad. te encomiendo las lamas benditas del purgatorio y en particular las más devotas del Santísimo sacramento y de María. Te encomiendo también todos los pobres pecadores. Pon fin, oh salvador amantísimo, uno todos mis afectos a los de tu amorosísimo Corazón, y así unidos los ofrezco a tu Padre, pidiéndole en tu nombre se digne aceptarlos y oiga mis súplicas por amor tuyo. Amén.

Oración

"¡Señor nuestro Sacramentado! Míranos aquí en tu presencia. Venimos a bendecirte y alabarte en unión con los ángeles que te rodean Hostia Divina.

Venimos a consagrarte esta Hora Santa, gozándonos de estar aquí, en tu compañía, a gustar de tu amistad y a conversar contigo, que tienes palabras de vida eterna.

Sí, Dios nuestro. Quisiéramos contemplarte a través de esa Hostia Santa con el tierno afecto con que te miraba tu Madre: con aquella devoción con que te seguían tus discípulos.

Nos sentimos felices de hallarnos junto a Ti, y queremos aprovechar todos los momentos de esta Hora Santa para hacerte compañía, ya que tu presencia nos llena de paz. Concédenos, Jesús, no dormirnos, como se durmieron tus apóstoles la noche de tu agonía en el Huerto de los Olivos.

Míranos, Señor; somos tus hijos, a quienes tantas veces has alimentado con tu mismo Cuerpo y Sangre.
¡Señor! Vuelve hacia nosotros tus ojos misericordiosos; pon en nuestros pensamientos un rayo de la luz de tu Rostro, y en nuestros corazones una centella siquiera del fuego que abrasa tu dulce Corazón.

Concédenos, Jesús, sentir hondamente la verdad de aquellas palabras del Profeta: "es mejor una hora en tu Casa, que mil años en compañía de los malvados".

Invitación (Santo Cura de Ars)

"¡Qué consoladores y suaves son los momentos pasados con este Dios de bondad! ¿Estas dominado por la tristeza? Ven un momento a echarte a sus pies, y quedarás consolado. ¿Eres despreciado por alguien? Ven aquí, y hallarás un amigo que jamás quebrantará la fidelidad.¿Te sientes tentado? aquí es donde vas a hallar las armas mas seguras para vencer a tu enemigo. ¿Temes el juicio de Dios? Aprovecha del tiempo en que tu Dios es Dios de misericordia y en que tan fácil es conseguir el perdón. ¿Estás oprimido por la pobreza? Ven aquí, donde hallarás a un Dios inmensamente rico, que te dirá que todos sus bienes son tuyos, no en este mundo sino en el otro". (Santo Cura de Ars, Sermón sobre el Corpus Christi).


Preguntas Frecuentes acerca de la adoración eucarística

1. ¿Qué tipos de adoración eucarística existen y se pueden realizar?

a) Una simple, devota, breve visita a Jesús en el Santísimo Sacramento.

b) En una entidad privada o pública (en grupo) "Hora Santa ya sea en la iglesia o en el hogar

c) Un tradicional lapso de cuarenta horas de adoración en la parroquia.

d) Una exposición del Santísimo Sacramento con un buen número de personas y tal vez con procesión y otras devociones.

e) Vigilia nocturna de Adoración Eucarística a partir de la noche terminando con la Misa de la mañana

f) Algunas parroquias organizan un programa de adoración continua con presencia de fieles en la iglesia cada hora, día y noche, llamada adoración perpetua.

2. ¿Qué es la adoración eucarística?

La adoración eucarística es el reconocimiento y el honor de esta presencia especial de Cristo en la Eucaristía.

Juan Pablo II

Fuera de la celebración eucarística, la Iglesia es cuidadosa para venerar al Santísimo Sacramento, que debe ser reservado ... como el centro espiritual de la comunidad religiosa y parroquial "(Pablo VI, Mysterium fidei, n. 68). La contemplación prolonga la Comunión y le permite a uno encontrar a Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, de una manera duradera, a dejarse ver por él y experimentar su presencia. Cuando contemplamos lo presente en el Santísimo Sacramento del altar, Cristo se acerca a nosotros y se vuelve más íntimo a nosotros que nosotros a nosotros mismos. nos concede una parte de su vida divina en una unión transformadora y, en el Espíritu, nos da acceso al Padre, como él mismo dijo a Felipe: "El que ha visto a mí ha visto al Padre" (Jn 14:9). Permanecer en silencio ante el Santísimo Sacramento, Cristo realmente presente, nos descubre, a quien adoramos y con quien estamos en contacto. Sin embargo, no es a través de los sentidos, que lo percibimos y estamos cerca de El. Bajo las apariencias del pan y el vino, es la fe y el amor que nos lleva a reconocer al Señor, el que nos comunica plenamente "las bendiciones de la Redención, que logró, él, el Maestro, el Buen Pastor, el más agradable Mediador ante Padre "(León XIII, caritatis Mirae).

En honor al Santísimo Sacramento, también ofrecemos una profunda acción de gracias al Padre, en su Hijo, que visitó y redimido a su pueblo. A través del sacrificio de la cruz Jesús dio su vida al mundo y nos hizo sus hijos adoptivos, a su imagen, estableciendo una relación particularmente íntima que nos permite llamar a Dios por el hermoso nombre de Padre. Como la Escritura nos recuerda, Jesús pasó noches en oración, especialmente en los momentos en que tenía que tomar decisiones importantes. En la oración, por un acto de confianza filial y a imitación de su Señor y Maestro, el cristiano abre su corazón y sus manos para recibir el don de Dios y darle las gracias por la redención obrada en Jesús.

Al conversar con Cristo, apoyado en su pecho como su discípulo predilecto, podemos sentir el amor infinito de su Corazón. Aprendemos a conocer más profundamente a Aquel que se entregó totalmente, en los diferentes misterios de su vida divina y humana, con el fin de llegar a ser discípulos y, a su vez entrar en este gran acto de anunciar, para la gloria de Dios y la salvación de el mundo. "Seguir a Cristo no es una imitación externa, porque afecta al hombre en lo más profundo de su ser" esplendor (Veritatis, n. 21). Estamos llamados a aprender de él, a dejar que el Espíritu actúe en nosotros a fin de llevar a cabo la misión que se nos confía. En particular, el amor de Cristo nos impulsa a trabajar constantemente por la unidad de su Iglesia, a anunciar el Evangelio hasta los confines de la tierra, para servir a los hombres, "nosotros, que somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan" (1 Cor. 10:17): tal es la Buena Noticia que alegra el corazón del hombre y le indica que está llamado a participar en la vida eterna con Dios. El misterio eucarístico es la fuente, el centro y la cumbre espiritual de la Iglesia y de su actividad misionera y caritativa. (cf. Presbyterorum Ordinis, n. 6).

La cercanía a Cristo en el silencio y la contemplación no nos aleja de nuestros contemporáneos, sino, por el contrario, hace que estemos atentos y abiertos a la alegría y el sufrimiento humano y amplía nuestro corazón a una escala global. Nos une con nuestros hermanos y hermanas en todo el mundo. A través de la adoración, el cristiano contribuye misteriosamente a la transformación radical del mundo y la siembra del Evangelio. Cualquier persona que ora al Salvador atrae a todo el mundo hacia El y lo eleva a Dios.

Animo a los sacerdotes a revivir la memoria de su ordenación sacerdotal, por el que Cristo los llamó a participar de una manera particular en el sacerdocio de su único Hijo, especialmente en la celebración del sacrificio eucarístico y en la construcción de su místico Cuerpo que es la Iglesia.

"Cuando los fieles adoran a Cristo presente en el sacramento, deben recordar que su presencia se deriva del sacrificio y se dirige hacia el sacramento espiritual de la comunión" . Por lo tanto, animo a los cristianos a visitar regularmente a Cristo presente en el Santísimo Sacramento del altar, pues todos estamos llamados a vivir en la presencia de Dios, gracias a él que está con nosotros hasta el fin del tiempo. En la contemplación, los cristianos perciben cada vez más profundamente el misterio pascual, está en el corazón de toda la vida cristiana. Esta práctica conduce a que se unan más intensamente en el misterio pascual y hacer del sacrificio eucarístico, el regalo perfecto, el centro de su vida de acuerdo con su vocación específica, porque "confiere una dignidad incomparable al pueblo cristiano" (Pablo VI, Mysterium fidei, n. 67), de hecho, durante la Eucaristía, recibimos su perdón, nos alimentamos de su palabra y su pan, y luego somos enviados a la misión en el mundo, por lo que cada uno es llamado a dar testimonio de lo que ha recibido para que hagan lo mismo con sus hermanos. Los fieles han de fortalecer su esperanza al descubrir que con el sufrimiento de Cristo y el propio sufrimiento se puede transformar la existencia pasando de la muerte a la vida. Como resultado, cuando se ofrecen al Señor de la historia la propia vida, el trabajo y toda la creación, los días son iluminados por él.

Insto a los sacerdotes, religiosos y laicos a continuar y redoblando sus esfuerzos para enseñar a las generaciones más jóvenes el sentido y el valor de la adoración eucarística. ¿Cómo los jóvenes podrán conocer al Señor si no se introducen en el misterio de su presencia? Al igual que el joven Samuel, aprendiendo las palabras de la oración del corazón, que estará más cerca del Señor, que les acompañará en su crecimiento espiritual y humano, y en el testimonio misionero que deben dar en su vida. El misterio eucarístico es de hecho la "cumbre de la evangelización" (Lumen gentium, n. 28), ya que es el testimonio más eminente de la Resurrección de Cristo. Toda la vida interior necesita silencio e intimidad con Cristo, a fin de desarrollarse armoniosamente. Esta familiaridad gradual con el Señor permitirá a algunos jóvenes participar en calidad de acólitos y tomar un papel más activo en la misa, y aún los niños pequeños, al estar cerca del altar es también una oportunidad privilegiada de escuchar la llamada de Cristo a seguirlo más radicalmente en el ministerio sacerdotal.

Señor Jesús: (Juan Pablo II)

Nos presentamos ante ti sabiendo que nos llamas y que nos amas tal como somos.
«Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Hijo de Dios» (Jn. 6,69).

Tu presencia en la Eucaristía ha comenzado con el sacrificio de la última cena y continúa como comunión y donación de todo lo que eres.

Aumenta nuestra FE.

Por medio de ti y en el Espíritu Santo que nos comunicas, queremos llegar al Padre para decirle nuestro SÍ unido al tuyo.

Contigo ya podemos decir: Padre nuestro.

Siguiéndote a ti, «camino, verdad y vida», queremos penetrar en el aparente «silencio» y «ausencia» de Dios, rasgando la nube del Tabor para escuchar la voz del Padre que nos dice: «Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia: Escuchadlo» (Mt. 17,5).

Con esta FE, hecha de escucha contemplativa, sabremos iluminar nuestras situaciones personales, así como los diversos sectores de la vida familiar y social.

Tú eres nuestra ESPERANZA, nuestra paz, nuestro mediador, hermano y amigo.

Nuestro corazón se llena de gozo y de esperanza al saber que vives «siempre intercediendo por nosotros» (Heb. 7,25).

Nuestra esperanza se traduce en confianza, gozo de Pascua y camino apresurado contigo hacia el Padre.

Queremos sentir como tú y valorar las cosas como las valoras tú. Porque tú eres el centro, el principio y el fin de todo.

Apoyados en esta ESPERANZA, queremos infundir en el mundo esta escala de valores evangélicos por la que Dios y sus dones salvíficos ocupan el primer lugar en el corazón y en las actitudes de la vida concreta.

Queremos AMAR COMO TÚ, que das la vida y te comunicas con todo lo que eres.

Quisiéramos decir como San Pablo: «Mi vida es Cristo» (Flp. 1,21).

Nuestra vida no tiene sentido sin ti.

Queremos aprender a «estar con quien sabemos nos ama», porque «con tan buen amigo presente todo se puede sufrir». En ti aprenderemos a unirnos a la voluntad del Padre, porque en la oración «el amor es el que habla» (Sta. Teresa).

Entrando en tu intimidad, queremos adoptar determinaciones y actitudes básicas, decisiones duraderas, opciones fundamentales según nuestra propia vocación cristiana.

CREYENDO, ESPERANDO Y AMANDO, TE ADORAMOS con una actitud sencilla de presencia, silencio y espera, que quiere ser también reparación, como respuesta a tus palabras: «Quedaos aquí y velad conmigo» (Mt. 26,38).

Tú superas la pobreza de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras; por eso queremos aprender a adorar admirando el misterio, amándolo tal como es, y callando con un silencio de amigo y con una presencia de donación.

El Espíritu Santo que has infundido en nuestros corazones nos ayuda a decir esos «gemidos inenarrables» (Rom. 8,26) que se traducen en actitud agradecida y sencilla, y en el gesto filial de quien ya se contenta con sola tu presencia, tu amor y tu palabra.

En nuestras noches físicas y morales, si tú estás presente, y nos amas, y nos hablas, ya nos basta, aunque muchas veces no sentiremos la consolación.

Aprendiendo este más allá de la ADORACIÓN, estaremos en tu intimidad o «misterio». Entonces nuestra oración se convertirá en respeto hacia el «misterio» de cada hermano y de cada acontecimiento para insertarnos en nuestro ambiente familiar y social y construir la historia con este silencio activo y fecundo que nace de la contemplación.

Gracias a ti, nuestra capacidad de silencio y de adoración se convertirá en capacidad de AMAR y de SERVIR.

Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre.

Ayúdanos a ser tu Iglesia misionera, que sabe meditar adorando y amando tu Palabra, para transformarla en vida y comunicarla a todos los hermanos. Amén.

Origen de la Hora Santa

La devoción de la HORA SANTA tuvo su origen en la oración que Jesús hizo en Getsemaní, la víspera de su muerte en la noche del Jueves al Viernes Santo. Consiste en pasar una hora entera en oración, de las once a las doce de la noche de ese día todas las semanas. Su institución se debe a Nuestro Señor mismo, que la pidió a su fiel sierva Sta. Margarita María en estos términos: “Todas las noches del Jueves al Viernes, te haré participante de aquella mortal tristeza que quise sentir en el huerto de los Olivos… Y para acompañarme en la humilde oración que presenté entonces a mi Padre, te levantarás entre once y doce de la noche, y prosternada pegando el rostro con la tierra, tanto para aplacar la ira divina, pidiendo gracia para los pecadores, como para endulzar de alguna manera la amargura que sentí por el abandono de mis Apóstoles, el cual me movió a reprenderlos, por no haber podido velar una hora conmigo”. Resulta, pues, de estas palabras que la Hora Santa es una de las prácticas más queridas del Corazón de Jesús.

Tiene por objeto consolarle de la ingratitud de los hombres, reparar las ofensas de los pecadores, obtener gracias particulares para los agonizantes, para las personas afligidas; y en fin, animarnos a una viva contrición. Se puede hacer la Hora Santa delante del Santísimo Sacramento, o transportándose en espíritu al pie de un Tabernáculo. No hay señalado para emplear devotamente la Hora Santa, ninguna meditación particular; pero las palabras de Nuestro Señor, indican que conviene meditar su dolorosa agonía sus profundas humillaciones, y su amor pagado con tantas ingratitudes; así como pedir por el perdón de nuestros pecados, y por los que se han cometido a través de los siglos.


(Tom Hoopes)
Fuente:   www.hijasmisericordia.org


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Translate